logo

RECIENTES

Sitios de Interés

Solución académica a la reforma educativa.



Publicado por: Ángel Díaz-Barriga en

marzo 30, 2019 781 Visitas



Por: Ángel Díaz-Barriga.

 

¿Hay una solución académica que permita avanzar en el conflicto actual entre el Proyecto de Modificación Constitucional al Artículo Tercero y lo que expresan los docentes? La respuesta contundente es SÍ, se puede y puede ser académica y puede atender las exigencias de todas las partes interesadas.

 

  1. Rectoría del Estado sobre la Educación.

Nadie pone en duda esta cuestión, sólo queremos que efectivamente la muestre y no la delegue en un Centro Autónomo. Esto significa eliminar de las funciones que le corresponden eliminar la c), la d) y la e). Pues el tema de certificación de procesos de mejora es un absurdo, el tema de lineamientos de desarrollo del magisterio le corresponde a la SEP como autoridad educativa; y los mecanismos de coordinación entre autoridades educativas federales y estatales le corresponden a la SEP como autoridad educativa. El “Centro Autónomo” no debe suplir las funciones que tiene la autoridad educativa.

 

SEP 4t

 

  1. La función más importante del “Centro Autónomo” tendría que ser:

Acompañar a las escuelas para que formulen un diagnóstico que explique las razones por las que sus alumnos obtienen determinados puntajes en matemáticas, español, etcétera, y elaborar un plan de trabajo desde una perspectiva didáctica que permita realizar las tareas del aula de manera diferente con metas de mediano plazo (tres años). El “Centro Autónomo” acompañará con personal directo o con apoyo de académicos de normales, UPN, y de facultades afines universitarias esta tarea, para definir los criterios que debe cumplir el diagnóstico, a partir de fuentes de información ya existentes (resultados de la prueba Planea o similar en los últimos 3 años; tasas de retención y repetición que la SEP puede proporcionar por escuela; datos del contexto escolar, que puede proporcionar el INEGI, datos de resultados de escuelas comparables que puede proporcionar el Centro).

 

Una vez elaborado el diagnóstico entre todos los docentes, establecerán metas y formas de trabajo didáctico. El “Centro Autónomo” o el personal de apoyo que haya designado acompañarán a la escuela en un trabajo colectivo en el que se sumen lo que realizan docentes, directivos, alumnos y padres de familia. Los exámenes a gran escala se podrán aplicar después de los tres primeros años para analizar si realmente hay una mejora en la educación.

 

Esta idea permite lograr dos temas fundamentales: a) Mejorar la educación que es una meta que todos con distinto nombre aspiramos; b) Hacer una contribución internacional al debate de la evaluación al pasar de un modelo psicométrico de evaluación individual a un modelo de evaluación institucional-social, donde la escuela sea la unidad de trabajo de mejora. Se trata de avanzar en mejorar el sistema educativo desde las escuelas, una reforma de abajo hacia arriba.

 

  1. Sistema de ingreso al servicio docente y fortalecimiento de las escuelas normales.

Se necesita avanzar de manera conjunta en ambos aspectos. Las escuelas normales tienen como función preparar docentes, son instituciones que se rigen por las normas que establece el Estado Mexicano, sus egresados, formados como profesores son profesionales de la formación y del aprendizaje. Sólo están formados para ello. Por lo tanto los egresados tienen derecho a ingresar al servicio docente, tal como acontece en otras profesiones. Para ello la SEP tiene que elaborar un reglamento muy claro sobre el sistema de asignación de plazas. Dada la práctica de corrupción que ha existido en este sistema, la asignación de plazas tendría que ser vigilada por algún organismo externo a la SEP: Transparencia, Comisión de Derechos Humanos o incluso si se desea alguna comisión de la UNESCO.

 

claseprimaria

 

No todas las plazas vacantes se cubren con egresados de las escuelas normales. Para plazas de educación preescolar y primaria tendrán preferencia en un concurso de oposición (mediante comisión dictaminadora no mediante un examen) los egresados de instituciones afines: UPN, Facultades universitarias afines. Para las plazas de secundaria y bachillerato se retomará la antigua práctica de las escuelas secundarias de los años sesenta y setenta del siglo pasado de solicitar un año de regularización pedagógica (sea en una escuela normal o en una unidad de la UPN). En este caso los egresados participarán en un concurso de oposición.

 

Para conformar los concursos de oposición se integrarán comisiones dictaminadoras con profesores que hayan obtenido el nivel C, D y E en carrera magisterial, y con profesores destacados de la UPN y Universidades Públicas. La SEP emitirá un reglamento para integrar comisiones técnicas estatales que sean las que aprueben la integración de las comisiones dictaminadoras para preescolar, primaria, secundaria, bachillerato, telesecundaria, escuelas rurales, educación especial, educación física. Tantas como se necesiten. Las comisiones dictaminadoras funcionarán con un reglamento que al respecto emita la SEP.

 

Dado que los egresados de las escuelas normales están preparados para la docencia, la garantía del rigor de su formación debe quedar establecida en las exigencias que tengan las escuelas normales, tanto para ingresar a ellas, durante el trayecto de formación (aplicando evaluaciones formativas con carácter de retroalimentación en alguna etapa de la formación, como en la obtención del título profesional). Hay países como Singapur que la exigencia está puesta en la formación y que otorgan la plaza al egresar. Esto significa modificar el trabajo en las escuelas normales, darles mayor libertad en sus planes de estudio. Eliminar del 3o constitucional que el ejecutivo fija sus planes de estudio. Dotarlas de una reglamentación parecida a las que tienen las facultades universitarias que les permita elegir sus autoridades y contar con órganos colegiados.

 

primaria

 

Entiendo que los miembros del congreso no sean especialistas en educación, pero todos buscamos lograr la misma cuestión: mejorar la educación. No es tarde para que en el pleno de la Cámara de Diputados se lleven nuevas ideas que permitan lograr lo que todos pretendemos. Es preocupante que el tema educativo se convierta en rehén de posiciones ideológicas que pierden de vista lo que todos buscamos de la educación.

 

Estamos en el momento de apoyar una transformación real en nuestro sistema educativo, no perdamos la oportunidad. Nuestro país no aguanta otros 6 años de luchas, manifestaciones e inconformidades por reformas que no satisfacen a todos.

.

.

.

¿Te gustó este artículo? Compártelo
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Comentarios

comments