logo

RECIENTES

Sitios de Interés

El INEE no entiende la dimensión pedagógica de la profesión docente.



Publicado por: Ángel Díaz-Barriga en

febrero 10, 2018 599 Visitas



Por: Ángel Díaz-Barriga.

 

Seguí con atención la mesa que convocó el INEE sobre su diagnóstico de las escuelas normales, tengo la impresión que el INEE no entiende la dimensión que lo pedagógico y didáctico tienen en la profesión docente. Entiendo que las normales no han logrado en este momento la actualización que se demanda de ellas, pero eso es responsabilidad del estado, que las ha dejado a su suerte y que supone que con una ley que desprecia la profesionalidad de la docencia se puede remediar.

 

VerMedPedFlo

 

Me explico, en los años setenta un profesional (ingeniero, abogado, etc.) podía ser profesor de secundaria, pero tenía que cursar un año de nivelación pedagógica en una normal superior (cursos de didáctica, adolescencia…) eso sencillamente se perdió con el tiempo (la venta y herencia de plazas tienen responsabilidad en ello, pero no sólo el sindicato se benefició de ello, también los partidos, lo gobernadores y caciques locales).

 

En eso apoyo el concurso de oposición (reducido a examen) lo que no me queda claro es si los egresados de las normales fracasan en el concurso (el documento del INEE dice que el 49% de los egresados logran una calificación de competente) o también este dato podría ser considerado como un fracaso del examen (técnicamente no conocemos la tabla de especificaciones, ni los elementos básicos de la calibración de este examen). Estos datos técnicos se siguen considerando en México como secretos de Estado. Suponemos que su referencia es el documento Perfil, Parámetros e Indicadores del Desempeño docente. Documento que además de sus constantes modificaciones, no distingue entre habilidades y capacidades de los docentes noveles respecto a los docentes expertos. Hecho sobre las rodillas.

 

El documento del INEE apuesta a la estadística y me parece que ahí está su principal limitación y, no porque la estadística impida conocer algunos elementos de ese subsistema educativo, sino porque no nos permite conocer todos, aunque realicen sus deficientes conglomerados (Bachelard decía “pensar antes de medir”) en este texto no se observó.

 

EducNormalMex

 

México tiene, según afirmaciones de algunas autoridades educativas cerca de 64 escuelas normales muy competitivas, entre ellas esta la Benemérita Escuela Nacional de Maestros, que sólo imparte una licenciatura (Licenciatura en educación primaria), pero que tiene una escuela anexa (primaria) muy importante y muy bien cuidada desde el punto de vista académico. Otra escuela en este indicador es la Normal Enrique Rébsamen de Jalapa (en ella probablemente se imparten 16 licenciaturas. Sus instalaciones por mucho son superiores a cualquier facultad de educación (un auditorio para más de 500 personas, su escuela anexa). Los conglomerados colocan en una misma situación a estas dos instituciones.

 

No hablo de la Normal de Saltillo, que fue la primera en exigir bachillerato en los años setenta, tema que tuvo que abandonar cuando la Dirección de Profesiones (SEP) amenazó con desconocer los títulos profesionales que otorgaba. Quedan muchas otras de las 64 que no puedo comentar en este momento.

 

Aquí paso a otro punto: Las normales no tienen autonomía de nada (tienen mucha burocracia, los profesores de normales que están en mis grupos de investigación tienen que solicitar licencia académica para asistir a la reunión mensual que hacemos, eso no acontece en ninguna universidad), pero el 3° constitucional establece que los planes de estudio de las escuelas normales los establece la federación.
Esta fue una limitación de la reforma curricular en 2012. No puede ser el mismo plan para estas escuelas, que para una escuela rural. Los alumnos de de una normal rural con razón preguntaban ¿dónde está la lengua indígena?, ¿dónde esta la didáctica para escuelas unitarias?.

 

Hoy se les pide que compitan con facultades universitarias (la idea no es mala) pero mientras las facultades tienen mecanismos para elegir autoridades, órganos colegiados, presupuesto, bibliotecas actualizadas, acceso a internet, concursos de oposición y vida académica; las normales tienen un plan de estudios impuesto, un director designado, estructuras burocráticas que dificultan su vida académica. Por eso insisto que debe modificarse el 3° constitucional para dotar de autonomía académica a las escuelas normales, para que puedan definir sus planes de estudio.

 

Esc Normal Enrique C

 

El documento no analiza el valor de las escuelas experimentales, escuelas anexas a las normales, concebidas no sólo para que los estudiantes hagan prácticas sino para que fueran espacios de innovación educativa, tema que es necesario vitalizar.

 

Este sexenio se ha caracterizado en los hechos por el desprecio de la profesión docente y de manera cómplice el INEE ha apoyado “técnicamente” esta situación. El INEE necesitaría entrevistarnos a los expertos incómodos, pero hoy veo lejana esta situación.

 

.

.

.

¿Te gustó este artículo? Compártelo
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Comentarios

comments