logo

RECIENTES

Sitios de Interés

Pensar en la enseñanza.



Publicado por: Alfonso Torres Hernández en

junio 10, 2021 254 Visitas



Por: Alfonso Torres Hernández.

 

Si la tarea esencial del maestro es la enseñanza ¿por qué no pensarla? ¿Por qué no hacer de ella el espacio y relación propicia para transformar la práctica y encaminar los procesos formativos de los alumnos a la transformación de la sociedad y entorno donde se desarrollan?

 

Pensar la enseñanza implica una reflexión profunda en sus momentos de planificación, desarrollo y evaluación. Implica mirar detenidamente el contexto de su realización, así como la articulación de los elementos curriculares que se ponen en juego. Implica, sobre todo, una claridad en el posicionamiento pedagógico y político de quien hace la función de maestro. Pensar la enseñanza entonces, es un proceso donde se conjuga lo epistemológico, lo filosófico, lo teórico, lo ético, lo metodológico, lo pedagógico y lo didáctico.

 

Pensar la enseñanza es tener la certeza de que la misión esencial es lograr que los alumnos aprendan. Asumir que el papel que se desempeña como maestro es el de mediador en el proceso de aprendizaje y que, para ello, es necesario que los estimule y los motive, para que construyan su propio esquema de valores, conocimientos y habilidades.

 

pensar la enseñanza

 

El maestro se convierte así, en un sujeto que crea las condiciones y ambiente favorable para el desarrollo integral de otro sujeto. La enseñanza se constituye entonces en una relación humana y social, además de pedagógica, que considera al conocimiento como algo inacabado. Si la enseñanza la concebimos así, es posible reconocer la importancia de la filosofía y el desarrollo de pensamiento en los maestros para hacer más pertinente su práctica, condiciones fundamentales para que el aprendizaje tenga sus bases en el pensar.

 

Pensar la enseñanza es considerarla también como un arte, el arte de enseñar. Es una actividad mediadora entre el saber y la ignorancia. Y la escuela al convertirse en el lugar de la enseñanza, es el lugar de transmisión, de herencia del conocimiento que se da a los alumnos.

 

La enseñanza como transmisión, así concebida, tenía, y tiene, como herramientas a la retórica, a la lectura y a la escritura, herramientas fundamentales de toda formación. Acompañaban, y acompañan, también a esta suerte de caja de herramientas, el estudio de lecturas seleccionadas, la participación y el debate entre los estudiantes que hacían posible la asimilación de ideas y su transformación mediante el ejercicio del pensar sobre lo leído, sobre lo estudiado.

 

Cabe, finalmente, señalar otra herramienta de la caja: el ejercicio del preguntar, mediante el cual se presentaban, y se presentan, los conocimientos a partir de preguntas con el objeto de buscar la reflexión y el uso de los conocimientos previos por parte de los estudiantes (Valera-Villegas y Flores del Rosario, 2019).

 

Pensar la enseñanza también es una provocación. Es enfrentar el desafío de ser diferente en sus prácticas. Alejarse de la sedimentación del pensamiento y acciones que caracteriza la relación pedagógica en nuestras escuelas. Es atreverse a reflexionar e implementar acciones que “rompan” con las creencias pedagógicas ancladas en el tradicionalismo. Es colocarse en un lugar diferente en la relación pedagógica y abandonar la posición de “dueños del saber”. El conocimiento debe ser el pretexto para una relación dialógica entre el maestro y el alumno, donde la pregunta, el “no-saber” es el alimento cotidiano para dar sentido a la relación.

 

Por último, pensar la enseñanza, nos implica un proceso de indagación. De búsqueda permanente de la verdad, del conocimiento. De esta manera se despliega nuestra racionalidad ante la vida, ante el mundo, pero, sobre todo, se despliega nuestro pensamiento, y en ello, radica la esencia de una práctica de enseñanza más pertinente.

 

torresama@yahoo.com.mx

 

Nota publicada en Milenio (27/05/2021).
 

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Comentarios

comments